Étant donnés

La última obra del gran Marcel Duchamp (1887-1968), Étant donnés es la que mejor resume su postura frente a las artes visuales, y parece que no hay mejor figura para describirla que la de voyeur, aquel que siente u obtiene placer al mirar; el arte de todos los tiempos pero en particular el arte moderno y en consecuencia el contemporáneo, no son otra cosa que el resultado de nuestra pasión por mirar.

La imagen del voyeur es una alegoría de la construcción de la cultura visual en la que nos encontramos inmersos. Todos nos hemos convertido ahora en el observador que un día imaginó Duchamp y que el mundo moderno se encargo de crear.

Cada vez que miramos la obra de alguien, la llevamos a nuestro terreno, la observamos desde nuestro interés, desde nuestras curiosidades.

¿Cómo podría ser de otra forma?

Y, claro, el primer espectador, para el que el artista se obstina en dar vueltas a una obra es, seguramente, el propio artista.

¿Creamos para satisfacer una curiosidad?

Étant donnés es una puerta  de madera en la que a través de la cerradura, el espectador topa con una imagen que lo convierte inmediatamente en un mirón, en un curioso impertinente.

Ésta instalación dispone de un orificio en cada una de las cajas, a través del cual se pueden contemplar los rostros de artístas, algunos de conocido renombre y otros como participantes en estos certámenes culturales convocados por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s